Vamos desde el inicio… Todos en Guadalajara ’76

Todos en Guadalajara

En 1976, en Ojinaga, empezó a sobresalir un hombre al que le gustaban los sombreros finos, las metralletas R-15 y las camionetas Bronco, y que, además, ayudaba a los pobres y a los estudiantes. Era Pablo Acosta, El Zorro de Ojinaga , el primer gran capo que controló la exportación de cocaína, heroína y marihuana en el nororiente de Chihuahua. Agentes federales lo acribillaron en su rancho y su organización pasó a manos de tres hermanos que habían llegado a trabajar con él seis años antes, desde Sinaloa: eran Amado, Cipriano y Vicente Carrillo, sobrinos de Ernesto Fonseca Carrillo, alias Don Neto .

Al comenzar la década de los 80, Miguel Ángel Félix Gallardo formó el cartel de Guadalajara, integrado por Juan Ramón Matta Ballesteros, Ernesto Fonseca Carrillo, Manuel Salcido Uzeta, Javier Barba Hernández, Juan José Quintero Payán, Amado Carrillo Fuentes, Rafael Caro Quintero, Héctor El Güero Palma y los hermanos Arellano Félix, entre otros. Todos eran de Sinaloa.

Félix Gallardo había llegado a un acuerdo con los carteles colombianos para trasladar cocaína, heroína y marihuana a California. Conocía bien el negocio: había sido policía y luego guardaespaldas del gobernador de Sinaloa, Leopoldo Sánchez Celis. En 1982, el cartel de Guadalajara introducía 1,5 toneladas de cocaína al mes en Estados Unidos.

Guadalajara era una ciudad tranquila, donde se bebía tequila y se escuchaba mariachi. Los pueblos vecinos sufrían el desempleo y la pobreza, pero de pronto todo cambió y hubo un repentino auge económico en las comunidades rurales. Los mariachi fueron desplazados por las bandas de narcorridos y música más alegre. En Cúcula, cuenta una periodista mexicana, a veces se encontraba sólo un mariachi: el del monumento que se encuentra a la entrada del pueblo.

Los carteles colombianos que intentaron transportar cocaína a México en forma independiente obtuvieron fracaso tras fracaso, y tuvieron que aliarse con la delincuencia organizada local, coludida desde hace décadas con múltiples instituciones. El poder económico de los cafeteros fue inútil en las tierras de Pancho Villa, donde siempre el poder otorga dinero, pero no siempre el dinero otorga poder.

La repartición de un país

Enrique Kiki Camarena, un osado agente estadounidense de la DEA, logró ganarse la confianza de Caro Quintero, Fonseca Carrillo, Manuel Salcido y Félix Gallardo, los mero mero de Guadalajara. Se trataban de compadres y Camarena les prometió protección e impunidad desde el estado de Guerrero hasta Tijuana.

En noviembre de 1984, 450 soldados apoyados por helicópteros ingresaron al rancho Búfalo, en Chihuahua, donde trabajaban unos 10 mil campesinos. Las tropas incautaron unas mil hectáreas de cannabis, es decir, cerca de 10 mil toneladas de marihuana el consumo de un año en el mercado de EEUU , avaluada en más de ocho mil millones de dólares.

Cuatro meses tardaron los perjudicados en descubrir que Camarena los había traicionado. En marzo de 1985 lo secuestraron en la vía pública, lo torturaron y lo asesinaron.

El error fue grave y las consecuencias peores. Washington presionó al Gobierno mexicano y la DEA atrapó a Félix, Caro y Fonseca, dejando al cartel sin sus principales cabezas. Entonces, Juan José Esparragosa-Moreno, El Azul , uno de los más respetados jefes mafiosos, convocó a una junta de principales y antiguos para proponer una solución salomónica: la repartición del territorio mexicano.

Así surgieron cuatro grandes nuevos carteles: Tijuana, a cargo de los Arellano Félix y Chuy Labra; Sinaloa, dirigido por Joaquín El Chapo Guzmán y El Güero Palma; el del Golfo, controlado por Juan García Ábrego, y el de Ciudad de Juárez, liderado por Amado Carrillo.

Eran y se sentían como una verdadera gran familia, pero la competencia aumentaba y el tiempo apremiaba. Los lazos se rompieron en semanas y se desató la guerra entre los nuevos carteles.

El Chapo y El Güero se aliaron con Amado Carrillo en contra de los Arellano Félix. A la esposa de El Güero le cortaron la cabeza y a sus hijos los lanzaron amarrados desde un puente. En la batalla no se dieron tregua ni cuartel, y hasta un cardenal de la Iglesia Católica murió acribillado en el pleito.

Mientras, desde Ciudad Juárez, Gilberto Ontiveros Lucero, El Greñas , y Jesús Meléndez, Don Chuy , se transformaron en los reyes de la cocaína . El alcaloide que introducían a Estados Unidos viajaba por aire desde Colombia a los puertos de Veracruz o Tampico; de ahí, por avión o en camiones, a Chihuahua y luego a bodegas de Juárez y El Paso, desde donde finalmente salía hacia Los Ángeles oculta entre piñatas y artesanías. En 1988, el cartel de Juárez tenía en su nómina a 30 jefes y comandantes de la Policía Judicial Federal, encargados de custodiar los cargamentos. Amado Carrillo Fuentes, el jefe indiscutido, decidió transportar la cocaína a gran escala a bordo de aviones Boeing 727, que aterrizaban en Chihuaha después de un largo viaje desde Colombia. Muy pronto se empezó a hablar del Señor de los Cielos .

Un trabajo similar realizaba el cartel del Golfo, considerado el más antiguo de México. Comenzó en la década de los 50 con el tráfico de whisky en la zona de Tamaulipas. Juan Nepomuceno Guerra fue el líder hasta el fin de sus días y las autoridades nunca pudieron probarle delito alguno. En los años 80 llegó un sobrino del jefe, Juan García Ábrego, quien giró el negocio hacia las drogas e instaló a su lado a tres hombres de confianza: Óscar Malherbe, Jaime González y Raúl Valladares, quienes se hicieron cargo de llevar miles de toneladas de cocaína a Estados Unidos, en una férrea asociación con el cartel de Cali, de los colombianos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela. El vínculo entre ambos grupos era Luis Hermida Madrid, llamado El Ingeniero por su habilidad para trazar rutas de transporte.

Y así empezamos desde el inicio.. como todo llegó a Tijuana.

Advertisements
Comments
3 Responses to “Vamos desde el inicio… Todos en Guadalajara ’76”
  1. loco says:

    esto es cierto arriba sinaloa

  2. y colorin colorado este cuento se ha acabado no , pues no siguieron los ztossos , muchos mayosos mas

  3. ni pedo sylvia ahora tu queda como lider del cartel de los palillos ?oh que ya no te acuerdas los anillos de brillantes y las suburbans que traias a tijuana a presumir te lo dejo nde tarea

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: